Fallas en decreto ponen en riesgo entrega beneficios Auge

Los errores detectados en el nuevo decreto Auge, publicado en marzo pasado y que debe comenzar a regir en julio, están evidenciando los efectos que podrían acarrear a los pacientes.

Esto, debido a que las fallas en el cálculo de los aranceles y frecuencias de 40 patologías -de las 80 que incluye el beneficio-, que elevan hasta 12 veces el valor de los copagos que deben hacer los usuarios, obligará al Ministerio de Salud (Minsal) a rehacer la norma.

Hasta ayer, en el Minsal no estaba resuelta la estrategia para resolver esta situación. Eso, porque una opción es enviar un nuevo decreto que extienda el vigente y corrija los errores. Sin embargo, esto obligaría -durante el segundo semestre, cuando esté listo el estudio de costos-, a realizar un segundo cambio a la norma, para añadir prestaciones que debían haberse incluido en el original, pero que, por retraso en la tramitación, no alcanzaron a ingresar en la fallida publicación de marzo.

Por ello, Salud analiza enviar sólo un decreto que corrija los errores e incluya, además, las nuevas prestaciones que ya están financiadas, pero no descritas, lo que podría ocurrir en noviembre.

Tomar esta última decisión, sin embargo, implica que los pacientes estarían impedidos para exigir desde julio los nuevos tratamientos, prestaciones y medicamentos incluidos en las 15 patologías que recibieron mejoras .

El integrante del Consejo Consultivo del Auge, Manuel Inostroza, dijo que “si se opta por esto, no tendríamos marco legal para entregar los beneficios nuevos a 15 patologías que se establecen en el nuevo decreto y que los pacientes están esperando”. Agregó que existe preocupación en el Consejo Consultivo: “Hay un debilitamiento técnico, que ha implicado demoras y errores, con que el Minsal está abordando la más importante política pública en salud. Parece que la Presidenta Bachelet cuando dijo la frase ‘cada día puede ser peor’ estaba pensando en el Minsal”.

Otro efecto de las modificaciones al decreto, es que las isapres deberían, a comienzos de junio, informar la nueva prima Auge, calculada sobre el decreto que tiene errores, por lo cual no sería válida. Y si Salud resuelve cambiar dos veces la regulación -para corregir errores y sumar beneficios-, las aseguradoras tendrían que calcular en cada ocasión la prima correspondiente a cobrar a sus beneficiarios -con un período de tres meses para evaluarlo el valor, cada vez-, lo que retrasaría la entrega de beneficios a los afiliados.

(Fuente: Diario La Tercera)

Share this post